Guía turística de Grecia, del mito a la realidad
Dioses griegos
Está en > Grecia > Los dioses Olímpicos > Hades

Dioses Olímpicos

Hades

Es el dios de los muertos. Hades es un dios sombrío y triste, un dios terrible, pero no un dios malo, reinaba sobre los muertos, a los que no permitía abandonar sus dominios.
También se denomina Hades al inframundo o morada de los muertos.
Sus atributos son un cetro de dos puntas, que usaba como arma y con el que conducía las almas de los muertos hasta el mundo inferior y un casco que le dieron los Cíclopes y que hacía invisible a cualquiera que lo llevase y que a veces prestaba a dioses o a hombres (se lo prestó a Perseo) y un carro oscuro, tirado por cuatro caballos negros. Otros atributos eran calavera, huesos, narciso y ciprés, llave del Hades y Cerbero, el perro de múltiples cabezas. Se sentaba en un trono de ébano.

NOMBRE LATINO PATROCINIO ATRIBUTOS
Plutón Dios de los muertos Se le representa con cabello y largas barbas, calavera, huesos y ciprés, portando en la mano un cetro de dos puntas acompañado de Cerbero, el perro de tres cabezas.

Hades era hijo de Crono y Rea, hermano de Zeus y Poseidón. Cuando el mundo conocido fue dividido en tres partes, Zeus recibió el cielo, Hades el inframundo y Poseidón el mar.

EL HADES

El inframundo o morada de los muertos se denomina también Hades.
Para llegar al Hades los muertos tenían que cruzar la laguna Estigia ayudados por el barquero Caronte que cobraba un óbolo (moneda de escaso valor) que era costumbre poner en la boca de los muertos.
La puerta del Hades estaba vigilada por el Can Cerbero, un perro de tres cabezas, con una serpiente en lugar de cola que vigilaba que los muertos no salieran y que los vivos no pudieran entrar.
Luego las almas debían pasar varios ríos: el Periflegetonte o «el río que está rodeado de llamas», el Cocito o «río de las lamentaciones» y el Leteo o «río del olvido», para dejar los recuerdos de la vida terrenal, hasta llegar a la pradera de Asfódelo, donde residían las almas de los difuntos, que vivían una vida anodina.
Más allá se situaban el Elíseo o Isla de los Bienaventurados, una especie de paraíso a donde iban las almas buenas y de los héroes y el Tártaro que era el lugar de castigo de los malos.

Hades y Perséfone

Perséfone, hija de Zeus y de Deméter, fue raptada por Hades que la convirtió en la reina del Inframundo.
Su madre Deméter, la diosa de la agricultura, salió a buscarla y todos los campos de la tierra quedaron estériles. Zeus tuvo que intervenir e hizo que Hades devolviera a Perséfone seis meses al año, momento en que Deméter se siente feliz y los campos florecen. El resto del año Perséfone vuelve junto a su esposo en el Hades y los campos permanecen improductivos.

| Sobre Grecia | Regiones de Grecia | Guía turística de Atenas | Hoteles de Grecia | Vuelos a Grecia | Cultura griega |
© guiadegrecia.com